Archive for 28 mayo 2008

Las Barrancas del emblase de Castrejón en Toledo

28 mayo 2008

Panóramica desde donde puede verse el Cerro del Cambrón (230 m)

Muy cerca de Toledo, concretamente en el kilómetro 24 de la carretera que une Toledo con La Puebla de Montalbán, se encuentra el embalse de Castrejón.

Lo más espectacular de este paraje son Las Barrancas. La erosión sufrida por este terreno arcilloso durante largo tiempo (23 millones de años concretamente), dio lugar a lo largo de un kilómetro de ribera del Tajo a estos abruptos escarpes de un centenar de metros de altitud. En ellas encuentran cobijo rapaces tales como el halcón peregrino o el buho real.

Este embalse construido en 1967, tiene como característica su regularidad en cuanto al nivel del agua y su poca profundidad. Lo que ha provocado la naturalización del mismo mediante el desarrollo de carrizales, espadañares y bosques de ribera. Que ha dado pie al asentamiento de una importante comunidad de aves acuáticas en donde destacan, cormoranes, garzas y ánades de todo tipo.

A esto hay que unir el entorno estepario, y la presencia en el límite sur de de uno de los mejores encinares de sotobosque de la provincia, con encinas de hasta 300 años (lástima que al ser una finca privada no se pueda visitar).

Todo ello hace que la zona haya sido declarada Zona de Especial Protección para las Aves, Lugar de Interés Comunitario, y Refugio de Fauna. Estos reconocimientos se deben al esfuerzo realizado por grupos como Ecologistas en Acción para la conservación de este patrimonio natural.

Miradero del Cambrón
Como se puede observar, los hay que suben hasta los miraderos de Las Barrancasen en coche, con el perjuicio que eso supone para la fauna y los senderistas

Otro de los logros de este grupo ecologista fue su participación en la realización de la Senda Ecológica de Castrejón. El recorrido discurre de forma circular a lo largo de 4,5 kilómetros por la zona norte del paraje. Se accede desde la carretera CM 4000 (km 24). El punto de inicio y finalización es el aparcamiento habilitado para tal efecto. Haciendo el itinerario en el sentido recomendado, llegaremos tras una subida de al miradero del Cambrón (nombre que recibe el cerro más alto de las barrancas, 230 m de altura). Desde éste punto, el camino nos lleva por el perímetro de las barrancas en dirección este. Tras pasar otro miradero, el de los Enebros, comenzaremos el descenso hasta llegar finalmente de nuevo a los aparcamientos.

Aparcamiento de la senda ecológica de Las Barrancas

Anuncios

La Tetería

24 mayo 2008

Para ser exactos el local se llama Tetería Dar Al-Chai. Pero dado lo complicado del nombre, y al hecho de que fue la primera tetería popular en Toledo se la conoce más comúnmente por La Tetería.

Este pequeño local consigue con el buen trato de sus camareros y su lograda decoración temática, crear un ambiente a mi gusto, muy acogedor. Además de las tradicionales mesas y sillas, también uno puede sentarse en cojines alrededor de una gran bandeja al más puro estilo jaima, o en mesas y sillas a media altura.

Su carta es de lo más variada y económica. Destacan por supuesto su tes, con nombres tan exóticos como “Brisa del Oriente”, los batidos, las tostas, y sus postres (la tarta de chocolate blanco es mi perdición). Debe ser de las pocas cartas con sección no apta para menores de 18 años, la de las pipas de agua.

El local se encuentra en una pequeña plaza a medio camino entre El Tránsito, y San Juan de los Reyes, que con el buen tiempo es usada como terraza. Por lo que tras la visita al local es más que recomendable pasear por esta zona de la ciudad, la judería, el parque de El Tránsito, el puente de San Martín. Un buen sitio por tanto donde relajarse las tardes de domingo.

La triste clausura de Entre Lunas

20 mayo 2008

El pasado viernes 16 de mayo concluyó las actividades culturales orientadas a jóvenes que organiza el Ayuntamiento, y que se enmarcan dentro del programa Entre Lunas. El programa cerraba temporada con los llamados Conciertos de Calle, consistentes en tres grupos haciendo una breve actuación simultánea en tres plazas de la ciudad, para luego rotar por todas ellas, teniendo finalmente las tres plazas sus tres miniconciertos. La idea es brillante, lástima que choque de bruces con la dejadez organizativa del Ayuntamiento. A ellos hay que darles las gracias, ya que para ahorrarnos paseos cada vez que hay alguna actividad cultural en la ciudad, optan por celebrarlas todas a la vez, así con salir un solo día y elegir lo que más gusta ya es suficiente. Ese viernes en cuestión se celebraba además de Entre Lunas, el mercadillo medieval, las fiestas de San Salvador, la feria del libro, y el concierto solidario de Ana Belén. Por lo que los conciertos de Entre Lunas pasaron a ser irremediablemente unas actuaciones entre amigos.

Si los conciertos quedaron bien fue gracias al talento y profesionalidad de los artistas convocados: Israel (Txino) con su grupo, la percusión de Luís Gálvez (El Punto), y la compañía de flamenco de Eva Medina. Yo personalmente me quedo con éste último y en concreto con el baile de Pilar Ortega, que gracias a su baile sentido y elegante hace que hasta el menos entendido sienta la belleza del flamenco. Puede que no sea del todo objetivo, pero no puedo evitarlo, soy su fan nº 2.

Se puede decir que el único acierto del Ayuntamiento fue el contar con estos artistas. Ningún otro apoyo fue ofrecido por su parte. Ni estructural, los artistas tocaban a pelo, cada uno con sus propios medios y usando las sillas de las terrazas que se encuentran en las plazas o los propios bancos de piedra, ni escenario, ni equipo, ni nada. Tampoco hubo mucho apoyo logístico, hasta última hora estuvieron decidiendo como distribuir a los grupos, y para ir de plaza en plaza cada uno cargaba con lo suyo, yo se de uno que se dejó los riñones teniendo que transportar el amplificador por todo Toledo. Una pancarta en cada plaza que apenas aguantaba en pie con el aire fue el único montaje preparado para el acto.

Una organización pobre, dejada, y desafortunada para tratarse del acto de clausura del programa cultural de juventud del Ayuntamiento de Toledo. Pero supongo que suficiente para colgarse la medalla. Aunque si de esto se trata, para mi no hay duda que el movimiento artístico cultural de Toledo se lleva la medalla de oro, mientras que el Ayuntamiento estaría descalificado por su nefasta participación.

Para ir al médico en Toledo necesitas ser una mezcla entre Rappel, un chico Scout, y el Santo Job

16 mayo 2008

El otro día pedí cita para ir al médico. La cosa empezó bien, me la dieron para ese mismo día. En Santa Bárbara por ejemplo te la dan para tres días después (que para eso, ya esperas a curarte tu solo).

Me sorprendió no ver el nombre de mi médico en el despacho habitual. Sabiendo que se trataba del SESCAM, me di una vuelta por los pasillos de consultas por si lo habían cambiado de sitio. Tras mi infructuosa búsqueda, y puesto que ahora no hay lista de citas que consultar, ya que a un visionario se le ocurrió denunciarlo por ser dicha lista una vulneración a la intimidad (todos sabemos que nuestro nombre y apellidos es lo más intimo que tenemos). Me fui a información a preguntar. La amable señorita de información me dijo que me habían cambiado el doctor. Hubiera sido de agradecer una notificación previa, aunque yo me hubiera conformado con que al solicitar cita con mi médico López, por ponerle un nombre, me hubieran dicho que ya no era López sino Rodríguez, por ponerle otro nombre. Como es el SESCAM quise asegurarme, por lo que pregunte: “Entonces, ¿mi médico ahora es Rodríguez?”. A lo que la amable señorita de información me contestó: “No, no es que su médico ahora se llame Rodríguez, es que ahora es otra persona“. Pero, ¿cuanto lerdo es capaz de albergar la bolsa de trabajo del SESCAM? Parece un saco sin fondo. Por supuesto estas apreciaciones no se las hice saber a la amable señorita, y zanjé la conversación con un simple “gracias”.

Con todo, me fui en busca de mi nuevo médico Rodríguez (que no es el Dr. López rebautizado, sino otra persona como bien me aclaró la amable señorita de información). Al llegar a su consulta una sensación de triunfo invadió mi cuerpo. Pero duró poco, ya que otro cartel indicaba que ese día, justo ese día, la consulta pasaba del despacho 4 del pasillo D, al despacho 5 del pasillo A.

Decidido a llegar al fondo del asunto, me encaminé al despacho 5 del pasillo A. Al llegar no encontré señal alguna de que allí pasara consulta mi nuevo médico, tan solo había un cartel de citas de enfermería. Me disponía a llamar a la puerta cuando sentí sobre mi nuca la mirada de la docena de ancianas que aguardaban su turno para entrar en el despacho 5 del pasillo A. Al girarme vi en sus miradas un mensaje claro: “Si pretendes colarte lo llevas claro jovenzuelo“.

Era demasiado temprano para discutir con ancianas que juegan en modo experto en eso de las consultas médicas. Así que opte por rendirme. ¿Qué había tras la puerta 5 del pasillo A? Eso nunca lo sabré, pero que se le va a hacer, al fin y al cabo es el SESCAM.