La triste clausura de Entre Lunas

El pasado viernes 16 de mayo concluyó las actividades culturales orientadas a jóvenes que organiza el Ayuntamiento, y que se enmarcan dentro del programa Entre Lunas. El programa cerraba temporada con los llamados Conciertos de Calle, consistentes en tres grupos haciendo una breve actuación simultánea en tres plazas de la ciudad, para luego rotar por todas ellas, teniendo finalmente las tres plazas sus tres miniconciertos. La idea es brillante, lástima que choque de bruces con la dejadez organizativa del Ayuntamiento. A ellos hay que darles las gracias, ya que para ahorrarnos paseos cada vez que hay alguna actividad cultural en la ciudad, optan por celebrarlas todas a la vez, así con salir un solo día y elegir lo que más gusta ya es suficiente. Ese viernes en cuestión se celebraba además de Entre Lunas, el mercadillo medieval, las fiestas de San Salvador, la feria del libro, y el concierto solidario de Ana Belén. Por lo que los conciertos de Entre Lunas pasaron a ser irremediablemente unas actuaciones entre amigos.

Si los conciertos quedaron bien fue gracias al talento y profesionalidad de los artistas convocados: Israel (Txino) con su grupo, la percusión de Luís Gálvez (El Punto), y la compañía de flamenco de Eva Medina. Yo personalmente me quedo con éste último y en concreto con el baile de Pilar Ortega, que gracias a su baile sentido y elegante hace que hasta el menos entendido sienta la belleza del flamenco. Puede que no sea del todo objetivo, pero no puedo evitarlo, soy su fan nº 2.

Se puede decir que el único acierto del Ayuntamiento fue el contar con estos artistas. Ningún otro apoyo fue ofrecido por su parte. Ni estructural, los artistas tocaban a pelo, cada uno con sus propios medios y usando las sillas de las terrazas que se encuentran en las plazas o los propios bancos de piedra, ni escenario, ni equipo, ni nada. Tampoco hubo mucho apoyo logístico, hasta última hora estuvieron decidiendo como distribuir a los grupos, y para ir de plaza en plaza cada uno cargaba con lo suyo, yo se de uno que se dejó los riñones teniendo que transportar el amplificador por todo Toledo. Una pancarta en cada plaza que apenas aguantaba en pie con el aire fue el único montaje preparado para el acto.

Una organización pobre, dejada, y desafortunada para tratarse del acto de clausura del programa cultural de juventud del Ayuntamiento de Toledo. Pero supongo que suficiente para colgarse la medalla. Aunque si de esto se trata, para mi no hay duda que el movimiento artístico cultural de Toledo se lleva la medalla de oro, mientras que el Ayuntamiento estaría descalificado por su nefasta participación.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: