Posts Tagged ‘SESCAM’

Para ir al médico en Toledo necesitas ser una mezcla entre Rappel, un chico Scout, y el Santo Job

16 mayo 2008

El otro día pedí cita para ir al médico. La cosa empezó bien, me la dieron para ese mismo día. En Santa Bárbara por ejemplo te la dan para tres días después (que para eso, ya esperas a curarte tu solo).

Me sorprendió no ver el nombre de mi médico en el despacho habitual. Sabiendo que se trataba del SESCAM, me di una vuelta por los pasillos de consultas por si lo habían cambiado de sitio. Tras mi infructuosa búsqueda, y puesto que ahora no hay lista de citas que consultar, ya que a un visionario se le ocurrió denunciarlo por ser dicha lista una vulneración a la intimidad (todos sabemos que nuestro nombre y apellidos es lo más intimo que tenemos). Me fui a información a preguntar. La amable señorita de información me dijo que me habían cambiado el doctor. Hubiera sido de agradecer una notificación previa, aunque yo me hubiera conformado con que al solicitar cita con mi médico López, por ponerle un nombre, me hubieran dicho que ya no era López sino Rodríguez, por ponerle otro nombre. Como es el SESCAM quise asegurarme, por lo que pregunte: “Entonces, ¿mi médico ahora es Rodríguez?”. A lo que la amable señorita de información me contestó: “No, no es que su médico ahora se llame Rodríguez, es que ahora es otra persona“. Pero, ¿cuanto lerdo es capaz de albergar la bolsa de trabajo del SESCAM? Parece un saco sin fondo. Por supuesto estas apreciaciones no se las hice saber a la amable señorita, y zanjé la conversación con un simple “gracias”.

Con todo, me fui en busca de mi nuevo médico Rodríguez (que no es el Dr. López rebautizado, sino otra persona como bien me aclaró la amable señorita de información). Al llegar a su consulta una sensación de triunfo invadió mi cuerpo. Pero duró poco, ya que otro cartel indicaba que ese día, justo ese día, la consulta pasaba del despacho 4 del pasillo D, al despacho 5 del pasillo A.

Decidido a llegar al fondo del asunto, me encaminé al despacho 5 del pasillo A. Al llegar no encontré señal alguna de que allí pasara consulta mi nuevo médico, tan solo había un cartel de citas de enfermería. Me disponía a llamar a la puerta cuando sentí sobre mi nuca la mirada de la docena de ancianas que aguardaban su turno para entrar en el despacho 5 del pasillo A. Al girarme vi en sus miradas un mensaje claro: “Si pretendes colarte lo llevas claro jovenzuelo“.

Era demasiado temprano para discutir con ancianas que juegan en modo experto en eso de las consultas médicas. Así que opte por rendirme. ¿Qué había tras la puerta 5 del pasillo A? Eso nunca lo sabré, pero que se le va a hacer, al fin y al cabo es el SESCAM.

Anuncios